José Rivas convirtió dos veces por de penal por errores de Espinoza. (Foto: Conmebol).

José Rivas convirtió dos veces por de penal por errores de Espinoza. (Foto: Conmebol).

Alianza Lima igualó 2-2 con Estudiantes de Mérida y suma 22 partidos sin ganar en Libertadores

Vergonzoso momento internacional del conjunto blanquiazul, que ha demostrado un pobre rendimiento colectivo en el torneo continental.

Alianza Lima ‘maquilló’, con un empate 2-2 en la jugada final ante Estudiantes de Mérida, el pobre nivel internacional que tiene en el grupo F de la Conmebol Libertadores.

A los 3′ Joazinho Arroé convertía el primero. Un contragolpe rápido de un Alianza animoso con centro de Oslimg Mora terminó con la anotación del ’10’ blanquiazul. Pese a las ganas evidentes en el equipo de Mario Salas, los problemas habituales se fueron presentando en la zona defensiva. Pasividad en la marca, sin anticipación y totalmente desordenado en esos 4 (Aldair Salazar, Carlos Beltrán, Rubert Quijada y Anthony Rosell).

El mediocampo de los íntimos con Josepmir Ballón, Rinaldo Cruzado y Carlos Ascues se mostraba demasiado expuesto y hacía de la lentitud y pase erróneo sus problemas más frecuentes, demostrando tanto Cruzado y Ascues que no tienen -en este momento- el nivel internacional que se requiere en esta clase de encuentros. José Rivas a los 33 minutos puso el empate para los venezolanos, después de un penal cobrado por una falta Ítalo Espinoza.

A los 65′ un horror del portero Ítalo Espinoza, cometiendo un penal sin sentido tras no sostener el balón de buena manera. Otra vez José Rivas anota el 1-2 y le voltea de nuevo a Alianza. La historia se repetía.

Salas solo dispuso dos cambios y eso un poco nos manifiesta la el manejo de la interna y la confianza de Salas para con sus ‘potrillos’. Gonzalo Sánchez por Aldair Salazar y Kluiverth Aguilar por Rinaldo Cruzado en la segunda mitad.

El nuevo tropiezo parecía estar sentenciado hasta que el ‘refuerzo’ chileno, Patricio Rubio convertía en la última jugada del partido (90+5′), y así  evitar la derrota, pero no la vergüenza profunda que tienen jugadores con ‘sangre en la cara’ como Arroé, quien al final pidió disculpas a la hinchada y las familias.

Acerca del autor

+ posts

Periodista y apasionado del fútbol. Seriedad en la información. Director periodístico y cofundador de Revista Cosa Seria.

Comentarios

comentarios