Brasil es campéon tras derrotar 3-1 a un Perú que le compitió por momentos

La selección peruana cometió errores puntuales en salida que se pagan caro en una final de Copa América, pero se reconoce el esfuerzo.

(Desde Rio de Janeiro). El estadio Jornalista Mário Filho o mejor conocido como Maracaná era el escenario ideal para que Perú dispute la opción de conseguir su tercera Copa América ante, nada más y nada menos, que Brasil. El día esperado por 44 años había llegado. ¡Era hoy!

La información tempranera en la selección nos indicaba a un Edison Flores sin haber superado del todo la lesión al tobillo izquierdo, sin embargo en la interna se conoció que el ‘Orejas’ quería jugarlo sí o sí.

Conforme se acercaba las 17:00 horas en Rio el corazón latía a mil y existía una especie de angustia pero con la confianza de saber que era posible. Ricardo Gareca y compañía nos habían introducido ese ‘chip’ mental de que todo era posible. A romper barreras donde la improbabilidad era la constante. Sobre las 16:10 horas se escuchó el ‘Contigo Perú’ a viva voz y cómo no quebrarse con esta muestra de amor cantada por nuestro ‘Zambo’ Cavero y por representar -desde el lugar de los hechos- al país que nos vio nacer.

Perú sorprendía porque al inicio se paraba mejor que el local en el terreno de juego. La primera pelota en ataque del conjunto local y un Gabriel Jesús que con su habilidad pudo sacarse a Carrillo y Trauco para meter un centro envenenado que terminó en anotación de Everton a los 14′. Los descuidos o desatenciones se pagan caro en estas instancias.

Las pelotas perdidas por Christian Cueva era muy peligrosas en el contragolpe rápido brasileño. Andre Carrillo y un problema con meterse en el partido, involucrarse con el compañero. Definitivamente no estaba al cien por ciento de su físico y nivel. A los 40′ una triangulación por el sector derecho desenvocó en un penal para la ‘Blanquirroja’. El chileno Tobar después de cobrarlo tenía que consultarlo con el VAR. Paolo Guerrero anotaba el empate y los peruanos en el Maracaná lo gritaban a todo pulmón. A los 45+2′ Gabriel Jesús anotaba el 2-1. Perú ingenuamente perdía la pelota en primera línea de volantes.

En la segunda mitad de esta final de Copa América 2019 había la convicción de que la defensa brasileña era endeble, tenía fragilidad y debíamos ser muy cautelosos a la hora de atacar. El pase rápido y seguro en ataque era la clave para buscar el empate. Los dirigidos de Gareca salieron primero al campo. Hubo -seguramente- mucha ‘desahuevada’ en el entretiempo.

Carrillo y Flores cambiarían de posición para esta etapa complementaria. Gareca buscaba fortalecer su mediocampo y tener variantes en ofensiva. El encuentro se tornaba de ida y vuelta sobre los 9′. La selección peruana entendía que Brasil también cometía errores en salida.

Perú empezaba a hilar jugadas productivas, se asociaba y generaba situaciones en arco rival. A los 24′ Gabriel Jesús se iba expulsado por un codazo a Carlos Zambrano. Edison Flores a los 28′ remataba de fuera del área y asustaba el pórtico de Alisson.

Raúl Rudiáz por Yoshimar Yotún a los 32′ era el cambio de Gareca para buscarlo en cancha rival y evitar que se juegue en propia cancha. Perú era consciente de que se podía equiparlo en el marcador. ‘Canchita’ Gonzáles por Renato Tapia a los 36′. Andy Polo por Carrillo a los 39′. Desde el comando técnico peruano se agotaba las variantes. A los 41′ una falta de Zambrano en el área de Gallese fue cobrada por Tobar. Richarlison marcaba el 3-1 para el local y todo se ponía cuesta arriba faltando cinco minutos.

Brasil se llevaría este título, pero nos quedamos con la idea de que se compitió y errores propios terminaron complicando este partido cuando se equiparó en el juego y marcador. Muchas cosas que aprender para un Perú novato en estas instancias. ¡Gracias Perú!

Acerca del autor

+ posts

Periodista y apasionado del fútbol. Seriedad en la información. Director periodístico y cofundador de Revista Cosa Seria.

Comentarios

comentarios